Archivos para 27 febrero 2011

Soledad y mi otra amiga

Aquí estamos señora Soledad,
una vez más reunidos
Que no falten los motivos,
para gozar de su visita
Usted sabe que es mi favorita,
de entre tantas damas conocidas
Que le soy fiel noche y día,
usted se ha vuelto parte de mi vida.

Eso si, mi dama siempre nostálgica
no olvido la compañía de otras,
Esa sensación tan bella, casi mágica
de estar enamorado de una mujer
Su silueta a luz de luna ver,
su piel tan suave y sedosa
El calor en mi corazón,
esa sensación de cariño y amor.

Seas bienvenida en mi hogar, Soledad,
pero conoce a lady Felicidad,
Eterna acompañante del Amor
conocida de la nostalgia
Y amante incidental del Pasado,
No temas, Soledad, a su rechazo
es una dama dulce, amable y sincera
Que un poco de tu paciencia espera.

Que les puedo decir señoritas,
una es la que mi vida necesita
Y la otra la que en mi vida sobra,
de una quisiera estar enamorado
y de la otra me encuentro fascinado
Son pedazos de una vida pasada,
son toques del destino, siempre divino
Son ambas las más amargas en mi frutal.

Quisiera seguir con esto, mis amadas,
pero me parece una farsa esto de comparar
Ambas son de mi, el ermitaño
partes de un camino que acepte llevar
Que una se vaya y la otra se quede,
resuelvanse eso entre ustedes
Ambas son razones para adorar,
A la mujer que a una quite y a la otra venga a dar.

10 comentarios

Amor a distancia corta

Veamos, son vagamente minutos antes de las once,
Te escribo a ti, angelito de nubes, efímera e intocable,
Solo para aliviar mis males, ¿cuales?, no se,
Eso si, mi hadita con piel de seda,
Tu aquí, en mi corazón, siempre quedas.

Observen que no a puño y letra, pero si a corazón abierto,
Es poco el alivio que me trae la brisa,
Se me acaban los buenos recuerdos en estos momentos,
Me salva es el recuerdo de su sonrisa, siendo esa tan escurridiza,
Lo poco bueno en mi mente, en mi historia.

Momentos obtusos, segundos quebradizos, y minutos sin tiempo,
Al final de todo eres tu, en tu desconocimiento,
Son tus manos, tu mirada, tan fría y despreocupada, con bases de cemento,
Las que por cuestiones de la vida, son mi agua, fuego, tierra y viento,
Eso si, manteniéndote lejos, sin acortar distancias.

El amor me ha vuelto pobre, eso desde hace mucho lo se,
Ojala leas mis confesiones, no son mucho, solo palabras vacías y con reproches,
Que fluyeron poco a poco, ya son mas de las 12,
Que vivas tu y tus locuras, cierro con este broche,
Dame un poquito de ternura para la próxima, que sea lo nuestro eterno, así no haya realmente ningún sentimiento.

—————————–
A ver quien pilla lo de la primera línea…

2 comentarios