En los ojos de quien no me juzga.

Y yo aquí con otra historia pues, nada mas para remontar el hilo de lo que llamo vida.

Estaba reflexionando en eso mismo, la vida y sus causas, efectos y fines. Que tortura darme cuenta que no tenía nadie a mi lado, peor aún cuando me di cuenta que mis amigos y mis amigas estaban muy ocupados con quienes si comparten hombro a hombro. Llorando versos sin sentido para ofender a la poesía, celando mi soledad con besos directos a la boca de mi orgullo. Terminaba de leer a Poe… ¿O era a Bonalde?… No recuerdo, creo que era una de las silvas de Bello o quizás un poco de la lírica de Rubén. Que más da, leía algo repetido de mi repertorio, buscando ánimos en brazos de algún autor que distrajera mi mente de los pesares de mi corazón. Recordé las palabras de un amigo, burlándose de mi poesía, diciendo que era algo irreal, surrealista, salido de otra dimensión en la que mi mente va de un lado a otro, como diciendo que lo que salía de ella era invento de la locura de mi consciencia. Recordé entonces las palabras de otros amigos, de otras amigas, diciéndome que siguiera por donde iba, que hacía buena poesía y que podría ser un buen autor. No se cuantos de ellos (de los que me critican o los que me alaban) sabrán de verdad lo que pienso cuando escribo, no se cuantos de los que critican mi vida y de los que la alaban sabrán cuanto he vivido y cuanto he soñado, ni sabré yo cuanto esas personas han vivido ni cuanto han soñado.

Que larga se hacía la noche para mi, que ahora atestiguaba como mi lápiz viajaba al ritmo de mi mente difusa entre lágrimas de mi nostalgia y risas de mi tristeza, admirando como esa grosería a la que confundimos con destino se burlaba de mi soledad. Soledad me repetía a mi mismo, ella y sus frágiles labios, tan dulces como el recuerdo de la última chica que besé, acompañando mi escritura (que por cierto fue a parar en la papelera) para darle el toque de melancolía ese que tanto le gusta a los terceros.

Odie lo que escribí, tenía tanto olor a romántico, tanta pasión hacia una mujer inexistente que me enfermo. Arrugue la hoja con el mismo dolor con el que le dije adiós a la última que me amó. Me dedique a pensar en quienes me querían, a quienes yo quería y me distraía de tanto en tanto pensando en quienes querré. Recordé a la chica del autobús (que mas nunca volví a ver) y bueno… a otras que prefiero dejar en el anonimato. Chicas a las que por mucho (o poco tiempo) amé. Recordé luego a quienes me amaron, que tal vez no fueron correspondidos pero bueno, se vive y se deja morir, mis errores los cargo yo, intentando vivir para corregirlos. Recordé luego a quienes me juzgan, con o sin bases, con la misma alegría con que recordé a quienes me quieren. ¿Por qué con alegría? Fueron esas personas, que con sus ofensas y malas intenciones me hicieron mejorar, me hicieron darme cuenta que voy bien, sabiendo que ellos envidian mi éxito, voy mejor de lo que esperaba. Mis ojos se posaron entonces en el único ser para el que… Bueno, debo ser algo muy cercano a la perfección. Hablo de, pues, el pequeño bastardo cuya foto adorna este blog, Colmillo. Recordé el libro “Ojos de perro siberiano” en la que un infectado de SIDA le cuenta a su hermano el porque de su amor por su perro: Porque era el único que lo veía con amor puro, no tergiversado por su enfermedad. ¿Por qué? Porque ellos son las únicas criaturas cercanas al hombre que realmente lo ve por lo bueno, no por lo bueno menos lo malo. ¿Te imaginas que todos fuéramos así? Creo que le agregue una estrofa mas a Imagine de John Lennon, pero bueno, como la misma canción dice “I’m not the only one” (no soy el único). Desde ese día me he propuesto una meta: Lograr mirar a la gente solo por las cosas buenas que tenga, no por las buenas restándoles las malas. ¿Por qué? Según lo que he vivido (no mucho, pero 16 años y contando debe de ser un buen número) he visto que las personas se tildan, con ánimos de separarse a si mismas de los demás, con el único propósito de sentirse mejores que el resto, quizás por miedo a darse cuenta de sus errores, quizás por ignorarlos, pero en fin, lo hacen. Quiero poco a poco intentar inculcar este pensamiento en los demás. No somos más ni menos, no somos positivo y negativo, somos humanos, seres imperfectos que se equivocan y que (deberían) vivir para corregirse y mejorarse (quizás corrigiendo y mejorando a otros en el proceso). Esto es mi aporte a ustedes, una pequeña lectura que quizás les llegue al corazón, quizás ignoren como ignoraron (e ignorarán) otras cosas en su vida. A quienes lo entiendan: Suerte con sus vidas, acaban de reflexionar en algo que los mejorará como personas y forjará como personajes importantes en la vida de otros. A quienes lo ignoren: Igualmente suerte, dejaron pasar una gran oportunidad de crecer en espíritu, ¿A cambio de qué? -Es la pregunta que les hago- Si al final, esta lección la aprenderán de buena o mala manera. Espero para ustedes que de la buena, la vida no tiene piedad con quienes ignoran sus misterios para disfrutar de los placeres pasajeros.

Con amor, un poco de reflexión y muchas ganas de dormir. Diego José.

Anuncios
  1. #1 por Geilin. el abril 10, 2011 - 5:44 pm

    Me podrias decir que entrada de tu blog es mala para no comentarla. Espero que cuando seas asi muy famoso me recuerdes como la tonta que te comentaba tus entradas porque realmente pensaba que eran extraordinarias, te quiero mucho :-*

  2. #2 por Mary Vivas el abril 11, 2011 - 9:43 pm

    Simpre Estaran Esas Personas Que Te Escupn y Otras Que Educadamente Te Aplaudn Es Una Ley U__U Por Lo Menos yo Te Aplaudo! Halla La gente Que No Sabe Reflexionar ni Cambiar Un Poco su Manera De Vivir.
    Besos
    Bye Mary Viivas..

  3. #3 por Mafer Meléndez el abril 16, 2011 - 1:03 am

    Creo q solo “Excelente” es una concisa descripcion de lo q es este articulo! No lo dice tu amiga, lo dice una lectora mas de tu tan destacado Blog! Sigue escribiendo y entreteniendo mis horas! Te quiero DiegoxterCobain

Comentáme puejj

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: