Que día tan caluroso.

Hoy, no sé porque, el sol arde.
No, no es el calor, es algo más allá de lo físico…
Creo que es cosa mía, tiene que ver con como me siento…
¿Cómo me siento? No lo sé, el mundo está en la posición perfecta para confundirme. Hoy los celos me invaden, el abandono señala a los demás como si no fueran nada, la tristeza está apartada en un rincón llorando, la felicidad intenta consolarla junto al recuerdo… La cordura anda por ahí, jugando a esconderse de mi.
Algunas de mis emociones se mezclan, de manera abstracta y grosera frente a mis ojos, por ejemplo, la alegría se abraza hasta fundirse con la melancolía, haciendo una nostalgia cruel. La soledad y mi visión de la realidad se colocan detrás de una pantalla de sombras, jugando con mi mente a ver si reconoce cual es cual.
Mis sueños y fantasías corren, aterrorizados por mis miedos y desesperanzas… Lo peor es que intento perseguirlos, llamándolos por los nombres de las personas que están involucradas en ellos, y solo logro ahuyentarlos aún más…

Busco paz, la busco entre mis memorias, y solo consigo las garras del dolor, como absurdas agujas insertándose en mi corazón. frente al dolor, solo una cosa parece persistir: Su nombre.
Intento alcanzarla, tan intocable como ella es, efímera como el humo de un cigarrillo. Quiero aferrarme entre sus brazos, olvidarme de los demás y que sus dedos limpien mis lágrimas, que su ternura cobije mi alma una vez más y finalmente, que en nuestro amor halle eso que tanto añoro.

Súbitamente, tan rápido como un recuerdo doloroso, llega a mi mente, con una voz rígida e incoherente, la pregunta “¿De quién hablas?”.

Tantos nombres llegan a mi mente y tan rápido como aparecen se van, ¿De quién hablo? ¿A quién amo? ¿Por qué la amo? Ella no me ama a mi, ¿Por qué yo a ella si?.

Si, todo cobra sentido ahora… Ella no es real, o por lo menos, no para mi. Ella está en otro lugar, con otras personas, yo estoy aquí, encerrado, susurrando su nombre para sentirme amado.

Enloquecí, ya puedo decirlo con propiedad, amo a quien no debo amar, amo a quien nunca me amará, la amo porque esta prohibida, la amor porque las espinas del amor no correspondido le dan vida a mi corazón, la amo… No sé, de nuevo lo olvidé…

Esta es una historia que se repetirá, lo sé. Me volveré a sentir igual y volveré a buscarla, etérea, entre mis recuerdos. Volveré a amarla para regresar del purgatorio.

Solo espero que ella lea esto, es mi mayor deseo que se entere que la amo.

Anuncios
  1. #1 por AnaMariia el junio 13, 2011 - 4:28 pm

    Rayooos.. Por un momento senti un nudo en mi garganta.. Que hermosa Diegoo.. Congratulations..!! Me encantaa!

  2. #2 por Daniela Araujo el junio 13, 2011 - 4:57 pm

    Me deleitan tus palabras.

  3. #3 por Sany el junio 13, 2011 - 7:37 pm

    Demasiado penetrantes tus palabras y verdaderas al 100%..! Me senti identificada… (y)

  4. #4 por Dayana Emmons el junio 14, 2011 - 4:41 pm

    AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW, me penetraron tus palabras

Comentáme puejj

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: